En qué consiste ser diseñador de interiores

La gente a menudo idealiza el trabajo de diseñador de interiores, creyendo que sólo consiste en comprar papel pintado y reunir ciertos colores y texturas en una habitación. Esto, en realidad, está más cerca de las tareas de la decoración de interiores. El diseñador tiene una serie de responsabilidades que incluye las del decorador y añade otras tareas más complejas, como la gestión de la luz, la planificación del espacio, la coordinación del color, las estimaciones de presupuesto, etc.

Muchos diseñadores, incluso, toman parte en el aspecto arquitectónico de la construcción de una casa, por lo que tienen que ser capaces de leer e interpretar planos, así como tener conocimientos de los códigos de construcción. Incluso, es recomendable que cuente con experiencia en el software de CAD y de diseños de casas con el fin de preparar planos o presentaciones para los clientes.

Ambiente y condiciones de trabajo

Los diseñadores de interiores suelen trabajar como parte de un equipo de diseño más grande o de forma autónoma, aunque algunos encuentran trabajo en empresas de arquitectura o tiendas de muebles para el hogar. Los clientes pueden ser desde personas que quieren renovar sus hogares hasta empresas que planean abrir un nuevo centro de negocios.

Construir relaciones con los clientes es una necesidad absoluta para cualquier diseñador, independientemente de dónde trabaje, ya que su objetivo principal es identificar los deseos y necesidades de un cliente e integrarlos tanto en la estética como en la funcionalidad del interior. Esto puede conducir a trabajar los fines de semana o largas horas extra entre semana con el fin de ajustarse al horario de un cliente.

Los diseñadores de interiores tienden a viajar de un lugar a otro, ya que gran parte de su tiempo lo pasan discutiendo planes con clientes y supervisando el trabajo contratado. Sin embargo, la mayor parte de su jornada la pasan en su oficina.

Lo cierto es que el estrés reina en el día a día de este tipo de profesionales, dado que tienen que hacer malabares con los plazos y los presupuestos.

Tenga en cuenta que los diseñadores suelen trabajar bajo estrés, ya que constantemente hacer malabares con los plazos y presupuestos.

Y tú, ¿has pensado alguna vez en hacerte diseñador de interiores?

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *